Mientras que Corea del Norte está encadenada por las sanciones, su dictador todavía logra financiar un programa nuclear y su propio estilo de vida de lujo

Leer artículo en ABC

Anuncios