Por Kim Ga Young
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14645&cataId=nk00400

Las preocupaciones crecen por el creciente número de repatriaciones forzadas de desertores norcoreanos. Mientras que algunos gobiernos han adoptado una posición de principios, en realidad, muchos están haciendo poco para proteger a las comunidades desertores. Los oficiales chinos de seguridad pública están bajo órdenes de arrestar a los desertores, generalmente llevandolos a su repatriación. El gobierno de Corea del Norte incluso ha enviado agentes para secuestrar y repatriar desertores norcoreanos que viven en China.

Existen preocupaciones similares en Corea del Sur. Los desertores y las organizaciones de derechos humanos de Corea del Norte se muestran escépticos de que el gobierno de Moon tome una posición proactiva en el tema de la repatriación. Algunos afirman que el gobierno de Moon no dará prioridad a la cuestión de los derechos humanos porque el enfoque central es el reinicio del diálogo.

El liderazgo norcoreano ya ha comunicado al gobierno surcoreano que no está dispuesto a discutir temas de derechos humanos. El 22 de julio, la oficina de propaganda norcoreana Uriminzokkiri declaró: “Al igual que la camarilla de Park Geun Hye, la actual administración hace observaciones flagrantes contra la república sobre los derechos humanos y esto mantiene las relaciones Norte-Sur en una situación difícil. La administración dará prioridad a los derechos humanos como una cuestión importante si no se produce un progreso real en la reanudación del diálogo queda por ver.

El gobierno actual ha atribuido parte de la culpa a las administraciones anteriores. Por ejemplo, ha dicho que las medidas legales para proteger a los desertores en terceros países han sido descuidadas. La Ley de Derechos Humanos de Corea del Norte, aprobada en marzo, no ofrece una protección adecuada a los desertores que se esconden en terceros países.

El gobierno tampoco ha controlado a los desertores que se han reasentado en el Sur, lo que ayudaría a detectar repatriaciones ilegales hacia el Norte. Desde que Kim Jong Un llegó al poder, se sabe que 25 desertores regresaron al Norte. El gobierno surcoreano ha afirmado que esto se debió a “libre elección”, pero se ha negado a realizar una investigación para determinar la verdad. Aunque Corea del Norte rechazará sin duda alguna las solicitudes del Sur de comunicarse con estos individuos, el gobierno debería hacer un esfuerzo para determinar el destino de sus propios ciudadanos desaparecidos.

El representante del Partido Bareun, Ha Tae Kyung, publicó el siguiente mensaje a través de su cuenta de Facebook el 18 de julio: “No tenemos estimaciones de cuántos han sido secuestrados y cuántos han regresado libremente. Incluso para los 25 individuos que Corea del Norte reconoce públicamente como repatriados, no ha habido llamadas del Ministerio de Unificación para determinar la verdadera razón de su retorno.”

El gobierno surcoreano ha anunciado que tiene la intención de fortalecer el monitoreo de desertores en el sur para proteger su bienestar. Pero este anuncio ha sido criticado como una medida tardía, y no existen políticas proactivas para prevenir secuestros y repatriaciones forzadas.

El gobierno también parece estar alejándose de criticar a China por condonar las repatriaciones en el interés de preservar las relaciones diplomáticas. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo: “En ningún caso una persona debe ser repatriada de vuelta a Corea del Norte, donde pueden ser brutalmente castigo”. Sin embargo, el tema se considera menos importante que la relación bilateral general.

En una reunión con los periodistas el 5 de julio, un funcionario del Ministerio de Unificación dijo: “El gobierno de Corea del Sur hace todo lo posible para asegurar una transferencia rápida y segura para todos los desertores, y el gobierno chino está consciente de nuestra posición sobre esto”. Destaca la preferencia de la administración de Moon por usar declaraciones indirectas en lugar de lenguaje directo.

En respuesta, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China envió una respuesta oficial al gobierno de Corea del Sur diciendo que continuará repatriando “a los que cruzan ilegalmente las fronteras.”

Las familias de los desertores que están en grave peligro de repatriación están molestas porque el gobierno no está tomando un papel más activo. Recientemente, más de 70 desertores fueron repatriados cuando fueron atrapados atravesando el río Tumen hacia la provincia china de Jilin. Un miembro de la familia de un desertor arrestado dijo: “El gobierno [de Corea del Sur] trata estas situaciones de vida o muerte como meras cuestiones administrativas.”

Otro miembro de la familia de un desertor repatriado dijo Daily NK, “Después de descubrir que nuestro miembro de la familia fue puesto en custodia en China, nos pusimos inmediatamente en contacto con el gobierno. Un funcionario respondió diciendo: “No podemos confirmar el estado de los desertores”. El funcionario no dijo que tenía planes de tratar de abordar la situación, a pesar de que mi familiar estaba siendo enviado de regreso a Corea del Norte y enfrenta la ejecución”

El Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Lee Seong Ho, dijo: “Instamos al gobierno surcoreano a que haga todo lo posible para ejercer un poder  diplomático para convencer al gobierno chino de detener las repatriaciones forzadas de desertores y garantizar sus derechos humanos en China”

Los esfuerzos de Corea del Norte para repatriar desertores han aumentado recientemente. Un informe de DailyNK indica que las agencias de inteligencia y reconocimiento de Corea del Norte han desplegado estratégicamente activos cerca de rutas con gran tráfico para secuestrar a un mayor número de desertores. Algunos funcionarios chinos de seguridad pública están siendo sobornados, y algunos incluso participan en los planes de secuestro.

Las autoridades norcoreanas también han acelerado los esfuerzos para atraer a los desertores para regresar, diciendo que los que regresen recibirán un apartamento gratis en Pyongyang. Los intentos de atraer y secuestrar desertores famosos que se han establecido en el Sur también están creciendo. Esto es probable porque las autoridades norcoreanas consideran que tales repatriaciones son un valioso material de propaganda.

* Editado por Lee Farrand

Anuncios