Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14637&cataId=nk02900

Unification Media Group (UMG): Aunque Kim Jong Un ha estado enfatizando la necesidad de eliminar las prácticas de corrupción, la sociedad norcoreana ha estado sufriendo de corrupción generalizada durante décadas. Incluso los estudiantes universitarios consideran que la corrupción en las escuelas es un hecho cotidiano. Hoy, estamos aquí para discutir el sistema educativo de Corea del Norte con el reportero Seol Song Ah.

Reporter Seol Song Ah (Seol): Los estudiantes norcoreanos están expuestos a la corrupción desde temprana edad en la escuela. Hoy, me gustaría discutir la corrupción en las universidades de Corea del Norte, que se supone que son las “torres de marfil del conocimiento”.

En las universidades de Corea del Norte, el examen final comienza a mediados de julio. Cada año en julio y diciembre, la preparación para los exámenes finales se intensifica, pero el sistema de evaluación no es muy justo. Como resultado, las quejas de los profesores y estudiantes están aumentando a medida que continúa el círculo vicioso de la corrupción.

UMG: Recientemente informamos que la evaluación de los exámenes finales de la escuela secundaria también es problemática. Es sorprendente oír que tales prácticas también existen en las universidades.

Seol: Puede parecer que esto se debe a profesores corruptos, pero proviene de una de las realidades más profundas de la sociedad norcoreana. El salario promedio de un profesor universitario norcoreano es de unos 4.000 KPW, lo cual no es suficiente para comprar un kilo de arroz. Así que los profesores no tienen más remedio que pedir sobornos para sobrevivir.

Los profesores no pueden vivir de las escasas raciones de maíz que se les dan, por lo que esperan con interés el período de exámenes finales cuando los estudiantes pagan sobornos. La corrupción en el sistema educativo ya ha sido estandarizada.

UMG: Usted mencionó que los estudiantes pagan sobornos a los profesores. ¿Puedes explicarnos mas?

Seol: Cuando el examen final se acerca, los estudiantes recogen dinero para pagar a los profesores de cada clase. El promedio de calificaciones otorgadas para cada clase se determina sobre la base de la cantidad de dinero sobornado pagado. En otras palabras, si un presidente de clase paga un soborno al profesor que enseña la historia de la revolución, la calificación promedio para los miembros de la clase en ese tema se incrementa. Por ejemplo, si el grado original para un estudiante era 3 o 4 puntos, el profesor le dará al estudiante 4 o 5 puntos en su lugar.

En relación con esto, una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte dijo a DailyNK el 19 de julio que, “en la universidad médica de Chongjin, una clase recolectó recientemente 100.000 KPW para cada profesor para conseguir buenas calificaciones en los exámenes finales. La enseñanza de la Revolución 1, 2 y 3 (Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Suk) y profesores que enseñaban temas importantes, fue de 600.000 KPW en total”. Esto significa que en una clase de 30 estudiantes, cada estudiante tiene que pagar por lo menos 20.000 KPW en efectivo.

UMG: Es difícil creer que los profesores dan grados más altos a cambio de sobornos y los estudiantes recogen abiertamente dinero para los exámenes finales.

Seol: Los sobornos colectivos por lo menos implican un cierto nivel de equidad, porque incluso si el grado promedio de la clase es mayor, la brecha en las puntuaciones individuales permanece de acuerdo con las puntuaciones originales. El problema más grande radica en sobornos individuales. Los estudiantes que pueden darse el lujo de pagar sobornos individualmente a la oficina de la universidad sin pasar mucho tiempo estudiando pueden obtener calificaciones iguales a los estudiantes que estudiaron duro.

A diferencia del tema historia de la revolución , que sólo requiere memorización para tener buenas calificaciones, los temas principales, por ejemplo, economía, estadística, contabilidad y finanzas, toma más que simplemente memorización para obtener puntuaciones altas. Sin embargo, los estudiantes pueden obtener excelentes calificaciones para su examen final pagando sobornos a los profesores.

UMG: La educación es el futuro del condado. Es una lástima que el dinero esté siendo priorizado sobre el mérito académico. La gente debe ser escéptica sobre la educación universitaria.

Seol: Eso es cierto. Un estudiante universitario que asiste a una universidad en la provincia de Pyongan del Norte dijo: “Cuando miro a mis compañeros de clase, se siente como si ir a la universidad fuera una pesadilla, se necesitan al menos 1000 dólares al año para pagar los derechos de inscripción y los sobornos, tienen que pagar 3000-4000 USD en total para graduarse de la universidad.”

Debido a esto, los estudiantes prefieren las ocupaciones que les permitan pagar sus gastos de matrícula, como trabajos de ingeniería o relacionados con la ley. Convertirse en un fiscal también es muy lucrativo, ya que reciben un gran número de sobornos debido a la represión de las drogas y videos ilegales. Por otro lado, convertirse en un abogado regular no es tan popular, porque tienen ingresos relativamente bajos.

UMG: Es terrible que los estudiantes ofrecer pagar sobornos para obtener buenas calificaciones y luego conseguir un trabajo en el que reciben sobornos para pagar sus tasas de matrícula. La pregunta es, ¿cómo preparan los estudiantes el dinero del soborno?

Seol: Se ganan a través de puestos de trabajo a tiempo parcial, en su mayoría trabajando como tutores privados. Los ejecutivos y donju (clase media acomodada) piensan que es importante que sus hijos aprendan idiomas extranjeros en preparación para un posible colapso futuro del país o la apertura de Corea del Norte. Los estudiantes universitarios lo ven como una oportunidad para ganar dinero.

En un escenario típico, un estudiante universitario en la provincia de Pyongan Norte recibiría 60 USD por mes enseñando inglés y chino a dos estudiantes de secundaria y un estudiante universitario.

UMG: ¿Las autoridades regulan la tutoría privada?

Seol: No de forma notoria. Los estudiantes universitarios son frecuentemente movilizados para proyectos de construcción como construir estatuas o apartamentos. Para saltarse el trabajo de la tarde e ir a su tutoría, tienen que sobornar al presidente de la clase con al menos un pequeño regalo, como un cigarrillo. También es una práctica común emplear a un soldado pobre que estudia en la universidad para asumir su puesto en la plantilla de construcción cuando hay un sistema de contratación.

UMG: Así que los estudiantes universitarios son incluso movilizados para el trabajo duro también. ¿Cómo se las apañan con todo esto?

Seol: Se dice que las películas surcoreanas son una fuente de inspiración para los estudiantes. Incluso ven películas surcoreanas con gran entusiasmo durante el período de exámenes finales. Ver videos se ha vuelto relativamente más fácil porque pueden descargarse las películas y series de televisión en los teléfonos inteligentes a través de Bluetooth. Por esta razón, las universidades han prohibido oficialmente el uso de teléfonos móviles en público.

Hay un Comité de la Liga de la Juventud en las universidades de Corea del Norte, y si un miembro del comité pregunta a un estudiante que está haciendo una llamada telefónica dentro de la universidad “Ven a mostrar tu teléfono”, tienen que cumplir inmediatamente. Si no hay ninguna tarjeta de Usim en el teléfono, habría algún pequeño problema, pero aún así cada mensaje de texto en el teléfono se examina.

Si los mensajes de texto incluyen expresiones surcoreanas como ‘There would be,’ (Habría) o ‘It was like this,’ (Así fue), los estudiantes son llevados al Comité y forzados a escribir una nota de autocrítica y recibir educación ideológica. Sólo son liberados después de hacer un voto de que nunca volverán a utilizar expresiones surcoreanas. Sin embargo, cuando un grupo de estudiantes son sorprendidos viendo una serie de televisión surcoreana, el castigo es más grave.

Hace unos meses, cuatro estudiantes universitarios de la provincia de Pyongan del Norte fueron sorprendidos viendo una serie de televisión surcoreana con un teléfono inteligente en la escuela. No fueron expulsados ​​porque sus padres eran influyentes, pero recibieron el castigo de la revolución, lo que significa que tienen que pasar una cierta cantidad de tiempo en las obras o fincas pertenecientes a la universidad, y se les suspende de las clases.

UMG: Es lamentable que estos sistemas existan en las universidades, donde la libertad de expresión y el debate activo deberían tener lugar. Gracias por estar con nosotros.

* Traducido por Yejie Kim

* Editado por Lee Farrand

Anuncios