Kim Chul, uno de los tres poetas canónicos de Corea del Norte, cayó en desgracia por su sensibilidad artística. Pero fue reivindicado por Kim Jong-il tras su conversión en un poeta propagandístico al servicio del régimen comunista

Leer artículo en Infobae

Anuncios