El complejo sistema de prisiones del régimen tiene cuatro niveles de seguridad para los delitos comunes -como, por ejemplo, usar un celular chino o llevar jeans ajustados- y una talla única de trabajo forzado, hambre y tortura para los presos políticos

Leer artículo en Infobae

Anuncios